Taller de Bogolán con el Groupe Bogolan Kasobané en el Real Jardín Botánico

Bogolan es el textil por excelencia de África Occidental, también conocido en inglés como Mudcloth, hecho en gran parte de África occidental subsahariana, es una tradición mandinga hecha por mujeres, y está asociado con todo el río Níger, y especialmente con Malí. De allí vienen nuestros profesores, el Groupe Bogolan Kasobané, el colectivo de artistas del que ya os hablamos en un artículo anterior.

Estos paños tradicionales se han convertido en La tendencia decorativa que ARRASA en INTERNET, y no lo decimos nosotros, sino nada menos que la revista referente en decoración AD, donde podréis ver algunos ejemplos de proyectos de decoración inspirados en estos tejidos.

Pero vamos con el relato de nuestras experiencias con el bogolán en el taller del Botánico, que forma parte de las actividades de la exposición comisariada por la pintora Irene López de Castro.

Es siempre un placer adentrarse en el Jardín Botánico para darse un paseo, y aislarse un rato de la ciudad, así que hacer un taller ahí es un placer doble. Más aún, por lo singular de una oportunidad así, es la primera vez que el grupo Bogolan Kasobané da un taller en Madrid. Este grupo de artistas lleva 40 años aprendiendo, investigando, enseñando y poniendo en práctica esta técnica ancestral, que ellos hacen contemporánea, y no podíamos dejar pasar la oportunidad de aprender con los mejores maestros.

Nené Thiam, presidente del Groupe Bogolan Kasobané

Tradicionalmente los paños se componen de estrechas franjas de tela de algodón tejidas en pequeños telares de unos 15 cm de ancho, que se cosen a mano para hacer una tela más grande. En el proceso intervienen hombres y mujeres: las mujeres hilan el algodón cultivado por los hombres, también los hombres lo tejen en el telar; las mujeres cosen las tiras para obtener la tela final y realizan el teñido y diseño de las telas acabadas, y en ocasiones, los hombres rematan las telas ya pintadas con unos flecos de adorno o a veces hacen un bordado.

Hojas secas de n’galama

Lo primero que hicimos fue el teñido. El tejido se tiñe con una tintura obtenida de la cocción de cortezas de árbol y hojas secas ricos en taninos, obteniendo un color ocre. Los materiales vegetales ricos en taninos utilizados tradicionalmente son: para ocres amarillos, hojas de n’galama (en bambara) o Anogeissus leiocarpa, corteza de wolo (Terminalia macroptera), y para los ocres más oscuros cortezas y raíces de npekuba (Lannea microcarpa) y fibras y raíces de sutoro (Ficus sycomorus subsp. gnaphalocarpa).

Hojas de n’galama cocidas para teñir las telas

Después se deja secar al sol el tejido teñido con los taninos, este proceso se repite varias veces para conseguir un ocre estable y uniforme.

Una vez secado el tejido al sol está preparado para aplicar el barro rico en óxido de hierro, obtenido del fondo de algunas lagunas tras las épocas de lluvia. Este barro se deja fermentar y se pasa por un tamiz para quitar impurezas hasta conseguir la densidad adecuada. Al aplicar el barro rico en hierro se produce una reacción química natural con los taninos del tejido, dando como resultado un intenso color negro una vez secado y lavado. Cuantas más veces repitamos el proceso de aplicar el barro conseguiremos un negro más intenso, estable y resistente a los lavados.

Nuestros ejercicios secando al sol

En el taller pudimos realizar todo el proceso con materiales traídos expresamente desde Malí: eso incluye las telas de algodón hechas a mano, las plantas que usan para teñir, el barro y los utensilios. Para aplicar el barro sobre la tela utilizamos, a la manera tradicional, una varilla de caña llamada Kalam.

Kalam y vaso de barro con símbolo típico de bogolán

Finalmente, para conseguir el contrastado color blanco, característico en los paños tradicionales, aplicamos una mezcla de jabón natural y lejía sobre las partes reservadas en el diseño. También hay que repetir ese proceso varias veces para conseguir los blancos más intensos.

En este taller del Bótanico, hemos podido comprobar que el bogolán es un proceso largo, que requiere mucha paciencia, y un trabajo meticuloso, algo que sin duda poseen las mujeres en África.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: